Algo que nunca deja de existir son los antojos por la rica comida, y mucho más si se trata de algo dulce que nos deleite el paladar. En la mañana, en la tarde o en la noche, siempre se agradece un rico y dulce antojo.

Si queremos hablar de un bocado que nos cause de forma instantánea no solo antojo sino también nostalgia, entonces aquí te queremos hablar de los tan tradicionales churros.

Podemos estar seguros de que, en la cultura gastronómica de muchos países, estas delicias que son fritas y sumamente crujientes, por su exquisito sabor dejan una marca imborrable en quienes los probamos y conocemos, ¿verdad?

Nosotros queremos hablarte un poco más de los orígenes y evolución de los churros, ya que creemos que es importante conozcamos de dónde vienen esas delicias que acompañamos de un buen chocolate y es que ¿a poco no se antojan en todo momento?, podemos estar en una tarde lluviosa, una mañana fría, una noche templada, viendo una película, con familiares, con amigos o hasta en junta de negocios y en todo momento es bien recibido ese dulce bocado ¿no lo crees?

Queremos entonces comenzar comentándote que los orígenes de los churros se remontan siglos atrás en lo que es la Península Ibérica, así que, si creías que son mexicanos, no es así.

Los españoles son los que descubrieron una forma fácil y rápida de hacer comida portátil y rápida. Lo que cuenta la historia es que unos pastores en lo que cuidaban sus rebaños de ovejas, desarrollan una idea de cocinar una masa muy simple cuyos ingredientes sólo eran harina y agua y luego se freían en aceite caliente y con esa delicia se alimentaban durante sus largas jornadas de trabajo en los campos, lo sentían práctico y rico.

Con el tiempo esta receta se extendió más allá de las fronteras de España y así viajeros y comerciantes comenzaron a distribuir esa receta sencilla y deliciosa. La receta llega a México y América Latina en donde cada región se encargó de agregar su propio estilo a la receta original. Así es como en México, se comienzan a espolvorear de azúcar y canela, mientras que en otros lugares comienza la idea de rellenarlos con dulce de leche o chocolate, convirtiéndose los churros en una delicia.

Entonces no sólo se va modificando el sabor, sino que también los churros abren paso a la creatividad culinaria. En España, por ejemplo, se disfrutan acompañados de una taza de chocolate caliente y espeso, lo cual también en México ya lo hacemos y es una combinación que estremece al paladar ¿cierto?, podríamos decir la combinación perfecta. En otros países gracias a los churros, se hacen festines callejeros en donde las personas llevan a cabo festivales del churro y ponen a volar su imaginación con diferentes tipos de churros, los cuales se ofrecen recién elaborados, lo que los hace aún más ricos, porque eso sí, los mejores churros son los que se elaboran y comen al instante, para sentirlos crujientes y calientitos.

Ahí es entonces en donde damos paso a la modernidad, ya que, aunque aún están las recetas tradicionales de los churros, las personas han ido innovando este manjar y dan paso a diferentes niveles de creatividad en donde tienen como base la receta original, pero dan paso a formas y sabores nuevos.

En la actualidad podemos encontrar diferentes tipos de churros, que desafían las expectativas, como los rellenos de sabores exquisitos, como de frutos frescos, mermeladas, nutela, cremas gourmet y mucho más. También se abre paso a una innovación gastronómica en la cual se unen los churros con helado de diferentes sabores, pasteles y otras creaciones. Dando paso así a postres únicos cuyo ingrediente principal son los churros, deleitando tanto a la vista como al paladar.

Como podemos ver entonces, los churros han recorrido un largo camino, de comenzar siendo un alimento de pastores, hasta su posición actual, en donde se han convertido en un elemento esencial de la gastronomía global.

Definitivamente, los churros han trascendido fronteras y generaciones, emocionalmente nos llevan a nuestra niñez o a recordar a nuestros abuelos, recordar algún momento familiar, en fin, por eso en un principio te comentamos que traen no solo deleite al paladar, sino también nostalgia, es una fritura que mueve emociones y captura el corazón de quienes los prueban.

Ya sea que probemos los churros de forma clásica o bien nos atrevamos a probar las nuevas creaciones, como churros salados, siguen siendo un símbolo de alegría y sabor.

En Xurros & Más Tradición nos esforzamos por deleitarte con nuestros crujientes churros, recordamos que el sabor tradicional de la comida es fundamental para llevar a nuestros clientes a saborear ese legado tan fresco y delicioso, utilizando productos de alta calidad y brindando siempre una excelente atención. Esperamos nos visites y te deleites con nuestros platillos, para nosotros tú eres lo más importante.